EL MILAGRO DE ESCUCHAR….

 

Tan importante como hablar es escuchar… sobre todo en momentos de incertidumbre y crisis en general como aquel en que nos encontramos. En tiempos en que el miedo y la inseguridad nublan nuestras certezas, es urgente escuchar sin analizar, sin juicios, sin estar al mismo tiempo elaborando un consejo o tratando de acomodar una frase hecha tan típica que sólo aumentará la sensación de soledad de quien nos escucha. Escuchar desde lo profundo implica silenciar las voces de la mente y reconocer sensiblemente la necesidad del otro, dejando que los ojos sean los que abrazan.

 

¿Qué podemos lograr con este tipo de escucha?

 

-Ayudar a dar importancia y sentido a eso que quien nos está hablando ni siquiera ha logrado reconocer como algo propio, valioso y sanador.

 

-Darnos cuenta que no estamos solos, pues si escuchamos con el corazón abierto, en alguna medida nos reconoceremos en la historia de ese otro ser humano, compartiendo sensaciones y sentimientos que creíamos sólo nuestros.

 

– Generar paz y descanso en los demás, por el sólo hecho de hablar y ser escuchados… estados que rebotarán en nosotros mismos.

 

Menú de cierre